Noticias

La Comunidad Europea asigna EUR 12.2 millones para ayudar en el trabajo de transformación del carbono en roca, en Islandia

Well heads at Hellisheidi power plant of Reykjavik Energy (source: flickr/thinkgeonergy, creative commons)
carlos Jorquera carlos Jorquera 12 Dec 2017

La Comunidad Europea asigna subsidio de EUR 12.2 millones para el trabajo de científicos en Islandia, con el fin de fijar el carbono en la roca bajo la superficie, en la planta geotérmica de Hellisheidi, en Islandia.

Como informamos en Septiembre de este año, la empresa islandesa Reykjavik Energy, en colaboración con la Universidad de Islandia e instituciones científicas internacionales, recibieron un subsidio de EUR 12.2 millones ($14.3 millones), de la Comunidad Europea, para continuar con el desarrollo de transformación de dióxido de carbono en roca.

“Este proyecto innovativo comenzó el año 2006 y ha traído consigo una reducción importante de las emisiones de CO2 de la planta geotérmica de Hellisheide. Nueve estudiantes de doctorado, han dedicado sus investigaciones y papers en la “unión” del carbono a roca basáltica y han conducido investigaciones en islandia y otros lugares. Los próximos desarrollos, incluyen el desarrollo de la unión de dióxido de carbono al fondo marino”. Esto también se remarcó en el anuncio.

La investigación del proyecto CarbFix, es liderado por la Dra. Edda Sif Pind Aradóttir.

Desde 2007, científicos, en colaboración con la industria y técnicos de la empresa Orkuveita Reykjavíkur y sus subsidiarias, ON Power y Veita, han trabajado en el desarrollo y testeado la idea de que el dióxido de carbono que viene en el fluido geotérmico se puede mezclar con agua y ser bombeado hacia el subsuelo nuevamente. En esto se forma una unión permanente con la roca.  El mismo método se está utilizando ahora para limpiar el sulfuro de hidrógeno de los gases, y en este momento, cerca del 60% se cristaliza como pellet en la capa basáltica, en la profundidad cercano a la planta geotérmica. CarbFix es el nombre del desarrollo original, orientado inicialmente al dióxido de carbono. Como SulFix fue denominado el proyecto de sulfuro y el nombre común utilizado es de “gas incrustado en roca”.

Los métodos desarrollados para fijar el fluido geotérmico en las capas basálticas, son en estado líquido y donde las capas basálticas se encuentran en el fondo marino, los científicos del proyecto están orientando el estudio de la unión del dióxido de carbono al fondo marino, según indica la nota.

El proyecto de dióxido de carbono, denominado CarbFix, ha sido tema en artículos científicos en la revista Science, una de las revistas más prestigiosas a nivel mundial.

Fuente: Mbl  // ThinkGeoEnergy