Noticias

Calefacción distrital geotérmica en Erding, Alemania

Therme Erding geothermal spa (source: flickr/ Götz A. Primke, creative commons)
carlos Jorquera carlos Jorquera 18 Sep 2019

Con un pozo destinado a la producción de gas y petróleo, la ciudad de Erding en Bavaria, Alemania, inició la utilización de la energía geotérmica, primero en un spa y más tarde en el sistema de calor distrital con gran impacto en la reducción de emisiones de CO2.

Un artículo reciente en la publicación local Merkur de Alemania informó sobre cómo la búsqueda de petróleo terminó con una planta de calefacción geotérmica que hoy abastece de calor a la ciudad de Erding.

Durante más de 20 años, STEAG New Energies GmbH Erding ha suministrado a la ciudad de Erding energía geotérmica de recursos a una profundidad de 2.350 metros. Hoy, aproximadamente una quinta parte de la demanda total de calor de Erding puede cubrirse con energía geotérmica amigable con el clima. El artículo publicado, se centra en la planta de calefacción geotérmica Erding 2.

La historia de Erdinger Erdwärmeversorgung comenzó en 1983, cuando la empresa petrolera Texaco perforaba en busca de petróleo. Con equipos pesados, la compañía perforó a una profundidad de 2.359 metros. No se encontró petróleo, sino agua termal caliente a 65 grados centígrados. La compañía petrolera no tenía ningún interés en el agua, lo que resultó en que la ciudad y el municipio fundaron una empresa conjunta para usar el “oro caliente”, como lo llamaron en 1989.

En 1994, se incorporó STEAG New Energies, que luego comenzó a operar la calefacción urbana el mismo año. Se iniciaron planes para el baño termal local Therme Erding en 1994, que luego se abrió en 1999. El balneario se diseñó ya que no había un segundo pozo planificado en ese momento, a través del cual el agua enfriada podría haber sido inyectada de regreso al reservorio geotérmico.

En ese momento, era más económico tratar el agua termal y usarla en un spa, casi casualmente se creó un “templo” recreativo que hizo famoso a Erding en todo el mundo. El spa es hoy, con mucho, el principal cliente de la empresa conjunta para agua termal y STEAG para calefacción geotérmica.

Después de perforar un segundo pozo en 2008, un nuevo edificio de la planta de calor geotérmico, Geoheizwerk 2, se puso en funcionamiento en 2009. Esto también duplicó el caudal máximo con 48 litros aprobados por segundo.

El Geoheizwerk “Erding 2” se encuentra al final de un callejón sin salida en el área comercial de la ciudad y nada indica que el suministro de calor más esencial para Erding se genera en este sitio. Además de las numerosas residencias, las instalaciones municipales, como casi todas las escuelas, el hospital, el banco local, el ayuntamiento, la administración municipal, el nuevo casino comedor, muchas tiendas y hoteles de la ciudad están conectados y disfrutan de la calefacción distrital geotérmica.

La red de calefacción urbana tiene una longitud de aproximadamente 32 kilómetros con una capacidad de suministro conectada de 69 MW térmicos. La sala de control es el corazón del sistema, donde cinco empleados supervisan el buen funcionamiento de la planta de calefacción.

El agua termal caliente se bombea del pozo 1 con la ayuda de una bomba que se encuentra a una profundidad de 230 metros y se distribuye a ambas plantas de calefacción. En ambas ubicaciones, el agua termal calienta el flujo de retorno de los clientes a través de intercambiadores de calor y una llamada bomba de calor de absorción.

En días muy fríos en invierno, el calor geotérmico no es suficiente, para lo cual se utilizan calderas de gas natural en el calentamiento del agua. También aseguran que nadie tenga que sentarse en el frío en caso de pérdida de energía geotérmica. El agua termal se enfría a 20 grados en las plantas de calefacción y se reintroduce en el suelo a través del pozo 2, por cierto, a una distancia suficientemente grande del pozo 1, para que no haya un “corto circuito térmico” en el subsuelo.

Las plantas de generación con innumerables cables eléctricos y muchas cadenas de tuberías alrededor de intercambiadores de calor y plantas de calderas se encuentran en una gran sala. Los tubos están etiquetados, una variedad de medidores, termómetros y otros instrumentos de medición.

Con las plantas de calefacción geotérmica, la ciudad ahorra casi dos tercios de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y dióxido de nitrógeno (NO2) cada año en comparación con la tecnología de caldera descentralizada.

Fuente: Merkur / ThinkGeoEnergy