Noticias

Plan de 150 millones de euros para apoyar los sistemas de calefacción urbana de energía renovable en Rumanía

Smog above Bucarest, Romania (source: severeweatherEU/ Cretu Stefan Daniel)
carlos Jorquera carlos Jorquera 10 Nov 2020

La comisión de la UE ha aprobado un plan de 150 millones de euros por parte de Rumanía para apoyar la construcción o actualización de los sistemas de calefacción urbana para permitir un cambio de combustible en la producción de energía a partir de combustibles fósiles, hacia la energía renovable, incluida la geotermia.

La Comisión Europea anunció haber aprobado, bajo las reglas de ayudas estatales de la UE, un esquema rumano para apoyar la construcción y/o actualización de sistemas de calefacción urbana, basados exclusivamente en fuentes de energía renovables (“RES”) en Rumania.

La vicepresidenta ejecutiva, Margrethe Vestager, a cargo de la política de competencia, dijo “Este plan rumano de 150 millones de euros apoyará inversiones para apoyar la construcción o actualización de sistemas de calefacción urbana. Fomentará el cambio de la producción de energía con combustibles fósiles a la generación de calor basada en recursos renovables, en línea con los objetivos del Green Deal. Esta medida ha sido posible también gracias al Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo. Con el fin de desbloquear el potencial de la calefacción urbana para contribuir a la transición a una economía climáticamente neutra, el Plan ha dado a los Estados miembros más flexibilidad a la hora de otorgar apoyo para la generación de calefacción urbana, de conformidad con las normas de la UE sobre ayudas estatales”.

Rumanía notificó a la Comisión sus planes de proporcionar apoyo público de hasta 750 millones de RON (aproximadamente 150 millones de euros) para la construcción y/o modernización de una serie de instalaciones de generación de calefacción urbana y redes de distribución (para estas últimas hasta un máximo de 20% de la inversión total). El apoyo previsto adoptaría la forma de subvenciones directas financiadas por los Fondos Estructurales de la UE gestionados por Rumanía.

Los sistemas de calefacción urbana existentes generan calor principalmente a partir de calderas de gas o carbón. La medida tiene como objetivo respaldar inversiones en las instalaciones de generación de calefacción urbana hasta un total de 60 MW de calor equivalente, lo que permite un cambio de combustible de la producción de energía de combustibles fósiles (carbón, gas natural) a la producción de calor a partir de fuentes de energía renovables (como biogás, biomasa). y producción de calor geotérmico) exclusivamente.

Se espera que esto conduzca a una disminución general de las emisiones de gases de efecto invernadero de hasta 48.000 toneladas métricas de CO2, así como otras sustancias contaminantes mientras el sistema esté en vigor (es decir, hasta 2023). El uso de biogás y biomasa en el marco del plan estaría en consonancia con los requisitos sobre sostenibilidad de la Directiva II sobre energías renovables y con la Directiva marco sobre residuos.

Las normas de la UE sobre ayudas estatales permiten a los Estados miembros apoyar las instalaciones de generación de calefacción urbana y las redes de distribución, sujeto a determinadas condiciones establecidas en las Directrices de la Comisión de 2014 sobre ayudas estatales para la protección del medio ambiente y la energía. En particular, las Directrices establecen que los proyectos deben cumplir los criterios de “calefacción urbana eficiente” establecidos en la Directiva de Eficiencia Energética (EED) para ser considerados compatibles con las normas de la UE sobre ayudas estatales.

A este respecto, la Comisión constató que el régimen apoya inversiones en redes de calefacción urbana que ya son energéticamente eficientes, tal como establece la Directiva sobre eficiencia energética o que lo serían gracias a las inversiones apoyadas.

Además, con el fin de desbloquear el potencial de la calefacción urbana para contribuir a la transición a una economía climáticamente neutra, el Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo, también denominado Plan de Inversiones para una Europa Sostenible, presentado por la Comisión en enero de 2020, permite a los Estados miembros utilizar flexibilidad adicional cuando se trata de la cantidad máxima de apoyo que se puede otorgar para la generación de calefacción urbana.

Rumanía ha decidido utilizar esta flexibilidad introducida por el Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo para diseñar el apoyo a las inversiones en construcción y modernización en la generación de calefacción urbana.

Basándose también en estos elementos, la Comisión concluyó que el plan es necesario, ya que los proyectos subvencionados no se llevarían a cabo sin el apoyo público y de forma proporcionada, ya que los proyectos generarán una tasa de rendimiento razonable.

Por tanto, la Comisión concluyó que la medida se ajusta a los objetivos estratégicos clave de la UE, en particular la mejora de la eficiencia energética mediante sistemas de calefacción urbana basados en fuentes renovables, sin distorsionar indebidamente la competencia, de conformidad con las normas de la UE sobre ayudas estatales.

La versión no confidencial de la decisión estará disponible con el número de asunto SA.55433 en el registro de ayudas estatales del sitio web de competencia de la Comisión una vez que se hayan resuelto los problemas de confidencialidad. Las nuevas publicaciones de decisiones sobre ayudas estatales en Internet y en el Diario Oficial se enumeran en State Aid Weekly e-News.

Fuente:  European Commission / ThinkGeoEnergy