Noticias

Los incentivos para la geotermia como parte de la regulación de apoyo a las energías renovables, Fer2, están de vuelta en Italia

Near the Larderello geothermal plant (Source: Flickr, CC, By: Birgit Juel Martinsen)
carlos Jorquera carlos Jorquera 22 Sep 2020

Los incentivos para la biomasa y geotermia serán realidad en el decreto Fer2 que está en la fase final de redacción, así fue anunciado por representantes del gobierno en visita a la planta geotérmica Larderello, de ENEL, en Toscana, Italia.

Recientes noticias italianas locales informan que los incentivos para la geotermia como parte de las regulaciones Fer2 están volviendo, con solo pequeños toques finales para el decreto pendiente, según lo anunciado por los subsecretarios de desarrollo económico durante una visita a la planta geotérmica Larderello en Toscana. Italia.

“Fer2 está ahí, se han restablecido los incentivos, se ha modificado el texto para una mejora respecto a lo que había presentado el gobierno amarillo-verde hace un año y medio, y ahora solo faltan los últimos pasos técnicos y la notificación a la comisión. Estamos hablando de unas semanas y luego finalmente podremos cerrar esta dolorosa herida y, estoy convencido, dar una perspectiva de crecimiento y desarrollo ante todo a este territorio”.

Así lo anunció en Larderello la Subsecretaria de Desarrollo Económico (con delegación específica a geotermia) Alessia Morani, quien estuvo acompañada por el candidato regional Antonio Mazzeo para visitar la planta de Enel y reunirse con un grupo de empresarios antes de participar en un encuentro con la ciudadanía.

En noticias separadas un día antes, se anunció una asociación entre la Asociación de Productores de Energía de Biomasa Sólida (EBS) y la Unión Geotérmica Italiana (UGI), donde ambos señalaron nuevamente la necesidad de restablecer los incentivos para la geotermia y la biomasa en el decreto.

La carta, informa una nota, representa el primer paso en el camino de la colaboración y el apoyo mutuo entre las dos asociaciones. Ebs y Ugi subrayan “la necesidad de hacer que el proceso de autorización de nuevas plantas sea eficiente, con procedimientos claros y ciertos plazos” y “proteger los activos italianos de las plantas de producción de energía existentes con medidas concretas, para evitar el riesgo de un desmantelamiento progresivo de las plantas todavía en condiciones de funcionamiento eficientes”.

Adele Manzella, presidenta de UGI, señala “Nos complace anunciar el inicio de un nuevo camino junto con EBS. Creemos firmemente en esta colaboración y estamos seguros de que traerá resultados concretos abriendo grandes oportunidades para ambas asociaciones”, Antonio Di Cosimo, presidente de Ebs, concluye “Creemos fundamental que las empresas del sector estén salvaguardadas, incluso después de la expiración del actual sistema de incentivos, para garantizar la sostenibilidad de las intervenciones de modernización y mantenimiento de la capacidad de producción instalada en óptimas condiciones de operación”.

Fuente: La Nazione / ThinkGeoEnergy