Noticias

Kenia apuesta más que nunca por la geotermia, ahora que los consumidores enfrentan altos precios de electricidad

Nairobi street, Kenya (source: flickr/ Fernando Hidalgo Marchione, creative commons)
carlos Jorquera carlos Jorquera 27 Feb 2018

Tras una extendida sequía, la producción de electricidad de las plantas hidroeléctricas en Kenia, ha disminuido considerablemente y consecuentemente han aumentado los precios de la energía para los consumidores. La única fuente de energía barata y estable, está siendo suministrada por plantas geotérmicas.

Los continuados bajos niveles del recurso hídrico en Kenia, muestran la dependencia de las represas hidroeléctricas por el recurso, afectando en gran medida a los pequeños consumidores de energía con un aumento sostenido en el costo de la electricidad. La lluvia irregular ha reducido la producción de las centrales hidroeléctricas en el país, con el resultado de que Kenia depende ahora más que nunca de la producción de energía geotérmica y ha aumentado la producción de fuentes térmicas caras.

El costo de la electricidad ya ha alcanzado un máximo histórico, con una utilización mensual promedio de aproximadamente 50 kWh y experimentando un aumento de precio muy pronunciado.

Los últimos datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de Kenia, muestran que en enero las familias que consumieron 50kWh pagaron $ 6,8, más que los $ 6,6 equivalentes en diciembre, o alrededor de $ 0,136 por kWh. Sin embargo, en enero de 2017, las familias que consumían 50KWh de electricidad al mes pagaban $ 5.5, lo que significa que el costo aumentó un 22.1% durante el mismo período.

Por otro lado, las familias de ingresos medios que consumieron 200 KWh en enero pagaron $ 40, mientras que el año pasado sólo $ 35, un aumento del 14%.

La Comisión Reguladora de Energía del país ha elevado el tipo de cambio y el combustible de las facturas de energía y con ello los impuestos al combustible, y la semana pasada, el secretario del gabinete Energía Charles Keter anunció que la presa Masing podría tener que ser cerrada debido a la falta de lluvias.

Actualmente, en Kenia se producen alrededor de 200 millones de kWh de energía hidroeléctrica, mientras la geotermia aporta con alrededor de 400 millones de kWh. La geotermia es más barata y se mantiene estable.

Este escenario realza la necesidad de acelerar el desarrollo de la geotermia en Kenia y podemos creer que existe suficiente presión en el mercado, principalmente KenGen y GDC, para hacer esto realidad.

Fuente: CoastWeek / ThinkGeoEnergy