Noticias

ICE sigue adelante con tres proyectos de geotermia en Costa Rica

Rincon de la Vieja , Costa Rica (Source: Flickr, CC, by: Patrick Nouhailler)
Avatar Francisco Rojas 22 Jun 2015

ICE espera que para el año 2035 la geotermia abastezca el 20% de las necesidades energéticas del país.

Costa Rica es modelo a seguir gracias a su exitoso desarrollo de energías renovables. El país sal en las noticias de forma habitual gracias a su destacada labor y el país quiere desarrollar su potencial geotérmico aún más.

Noticias desde el país centroamericano informan que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) está listo para construir tres nuevas plantas geotérmicas en los próximos 10 años. La geotermia es una de las fuentes de energía favoritas y más utilizadas tras la hidroeléctrica pero en los últimos años el nivel de las precipitaciones ha sido muy irregular y depender solo de esta fuente de energía supone un riesgo. Es por esto que el ICE busca dar un mayor protagonismo a geotermia. La capacidad de carga base de la geotermia hace que sea una apuesta más segura que otras energías renovables.

“La energía geotérmica funciona las 24 horas del día y los siete días de la semana, porque como no depende de la parte meteorológica, son energías muy firmes que se ponen en la base del sistema y pase lo que pase, la energía es constante. Es importante para tenerlo en la base”, explicó Ronny Rodríguez, jefe de despacho del viceministro de Energía en el semanario.

La misma fuente de noticias detalla que de acuerdo con el “Plan de Expansión de Generación Eléctrica 2014-2035” publicado por el ICE en 2014, prevé que la geotermia representará el 20% del mix energético en 2035.  En julio de 2014, el Congreso del país aprobó dos préstamos clave de $ 714 millones para construir los proyectos geotérmicos de Pailas II y Borinquen I y II; los tres se encuentran en la zona de Guanacaste.

El dinero fue proporcionado por la Agencia Internacional de Cooperación de Japón (JICA), que financió $644 millones y el Banco Europeo de Inversiones (BEI), proporcionó $70 millones. El ICE contribuyó una cantidad adicional de $244 millones.

Fuente: Semanario Universidad