Noticias

Descubren sorprendentes recursos geotérmicos en South Island, Nueva Zelanda

Southern Alps, de Franz Josef (fuente: Flickr, Jane Nearing, Creative Commons)
carlos Jorquera carlos Jorquera 26 May 2017

El periódico “New Zealand Herald” reportó el 18 de Mayo, que los investigadores de la Universidad de Otago, descubrieron sorprendentemente un enorme recurso geotérmico que podría cambiar la economía de la Costa Oeste.

El periódico “New Zealand Herald” informó el 18 de Mayo, que los investigadores de la Universidad de Otago descubrieron sorprendentemente un enorme recurso geotérmico que podría cambiar la economía de la Costa Oeste. El proyecto fue llevado por un equipo de más de 100 científicos de 12 países, liderado por la Universidad de Otago, la Universidad de Victoria y GNS Science. En este se perforó casi 900 metros en la falla alpina de la Isla Sur, con el objetivo de comprender mejor cómo ocurren los terremotos a lo largo de las zonas de fallas geológicas.

Lo que encontraron bajo el suelo en el sitio de Whataroa, al norte del glaciar Franz Josef, sorprendió a todos. A  los 630 metros de profundidad descubrieron agua muy caliente. Lo sorprendente de la investigación, es que ese tipo de temperaturas se encontrarían en profundidades mayores de 3 km (9,800 pies). Irónicamente, el hallazgo realmente interrumpió los objetivos originales de los investigadores, ya que tales temperaturas eran perjudiciales el equipo. Sin embargo, abrió la excitante posibilidad de que hubiera un recurso energético significativo y sostenible bajo el suelo que nadie esperaba encontrar.

El director de operaciones de West Coast, Warren Gilbertson, estaba entusiasmado con el hallazgo y señaló que “el descubrimiento podría transformar la economía de Westland, y proporcionar un recurso de energía limpia, significativo y sostenible que podría ser desarrollado en la localidad” así también “la ubicación de la actividad geotérmica y su posible beneficio con los sectores lácteo y turístico brindan oportunidades reales desde una perspectiva económica”. Los resultados del proyecto, publicado hoy en la prestigiosa revista internacional Nature, discuten el gradiente geotérmico del sitio, Qué tan rápido la temperatura aumenta yendo más profundo bajo la superficie de la Tierra.

El doctor Virginia Toy de la Universidad de Otago, uno de los investigadores principales, dijo que lo que encontraron era probable que fuera único a nivel mundial, señaló que “no soy consciente de otra falla en el mundo que produzca un gradiente térmico tan alto”,

Las mismas fuerzas tectónicas que empujan los Alpes del Sur crearon las temperaturas extremas. Estas fuerzas empujaron las rocas calientes de 30 kilómetros (19 millas) de profundidad tan rápidamente que no tuvieron la oportunidad de enfriarse adecuadamente. Además de eso, la lluvia y la nieve que caían sobre los Alpes del Sur fluían más profundamente en la corteza terrestre y luego se elevaban más cerca de la superficie, en un efecto de sifón, trayendo el calor con él. Estaba tan sorprendida como los otros científicos por lo que habían encontrado. Antes de la perforación, que tuvo lugar en 2014, publicó una investigación que estima que las temperaturas podrían llegar a 40°C a 1 km, cuando lo que encontraron fue 120°C.

El científico principal, profesor de la universidad de Victoria Rupert Sutherland dijo que las condiciones geotérmicas descubiertas eran comparables a ésos en centros volcánicos importantes como Taupo pero no había volcanes en Westland. El Profesor Sutherland declaró que “El ambiente geotérmico es creado por una combinación de movimiento tectónico y flujo de agua subterránea. Los terremotos fracturan las rocas de forma tan extensa que el agua es capaz de infiltrarse profundamente bajo las montañas y el calor se concentra en los fluidos geotérmicos de surgencia bajo los valles. Las gravas de río que son vaciadas por la abundante lluvia de la costa oeste y la nieve diluir esta actividad geotérmica antes de que llegue a la superficie” añadió que ” nadie en nuestro equipo, o cualquiera de los científicos que revisó nuestros planes, predijo que este nivel de temperaturas. Esta actividad geotérmica puede sonar alarmante, pero es un descubrimiento científico maravilloso que podría ser comercialmente muy significativo para Nueva Zelanda”.

Fuente: Vaughan Elder, The New Zealand Herald // ThinkGeoEnergy