Noticias

Columna de Opinión: Sobre cómo la geotermia puede y debe ayudar a reemplazar la energía del carbón en Chile

Cerro Pabellon geothermal power plant, Chile (source: ENAP)
carlos Jorquera carlos Jorquera 28 May 2018

Diego Morata, Director del Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes (CEGA), comparte su visión acerca de cómo la energía geotérmica puede jugar un rol importante reemplazando las plantas de generación a carbón en Chile.

En un artículo de opinión compartido en El Mostrador en Chile, Diego Morata, director del Centro de Excelencia Geotérmica Andina (CEGA) en Chile, presenta cómo la energía geotérmica puede salvar a Chile en la sustitución del carbón.

En diciembre pasado, Chile dio un gran paso para convertirse en un país más sostenible. El ministro de Energía de entonces, Andrés Rebolledo, firmó el compromiso de no instalar más plantas termoeléctricas a carbón. Específicamente, el compromiso apunta a no construir más plantas con la tecnología actual y si se instalan nuevas plantas termoeléctricas, debería ser con tecnología de captura de carbono, que se supone que es mucho más amigable para el medioambiente. Es un gran paso, pero las dudas permanecen. De hecho, recientemente las compañías generadoras de electricidad que utilizan plantas a carbón han comenzado el proceso de cerrar algunas de sus unidades o se han comprometido a dejar de construirlas.

La eliminación del carbón es una tendencia generalizada en la mayoría de los países de la OCDE. Y, si bien estas son noticias de optimismo, todavía estoy inquieto sobre cómo Chile enfrentará el desafío de eliminar el carbón de nuestra matriz energética. Hoy, hemos instalado casi 5,000 MWe de capacidad de generación de energía a carbón. Casi el 20% de nuestra matriz energética se basa en esta tecnología que causa tanto daño al medio ambiente. No podemos olvidar a nuestros conciudadanos que viven en las cercanías de las centrales eléctricas de carbón. ¿Por qué no podrían respirar aire limpio? Si la sociedad chilena realmente exigió el cierre de las centrales eléctricas de carbón para el año 2050 (siguiendo, además, la promesa electoral del presidente Piñera de tener un país de energía 100% renovable para esa fecha), ¿cómo vamos a llegar allí?

Solo hay un tipo de energía limpia en Chile capaz de suministrar la contribución que el carbón hace hoy en día: la energía geotérmica, el calor de la Tierra. Es cierto que una gran parte de estos 5.000 MWe de carbón podrían ser reemplazados por energía solar, la fuente de energía renovable más popular en la actualidad. Pero la energía solar es intermitente. La energía geotérmica proporciona energía de base, constante, todo el día, toda la noche, sin intermitencias por el clima o las estaciones. Los países desarrollados con quienes nos gusta compararnos han usado este tipo de energía por más de 100 años.

Sin embargo, se sabe que se requieren entre 6 y 8 años para desarrollar una planta de energía geotérmica. Por otro lado, las estimaciones más conservadoras del Consejo Geotérmico en Chile sugieren que Chile podría desarrollar al menos unos 1.300 MWe con geotermia para 2050. Al mismo tiempo, los desarrolladores privados de proyectos geotérmicos indican que los bajos precios de la electricidad en Chile son no particularmente favorables para el desarrollo de proyectos de energía geotérmica. Entonces, sin una política que fomente el desarrollo de la energía geotérmica, no podremos reemplazar el carbón con una fuente de energía que nos permita asegurar la energía de base (de carga) que necesitamos. Es un reflejo de que el nuevo Ministerio está procesando.

Aplaudo la propuesta del presidente Piñera de apostar por un Chile 100% renovable para el 2050. Eso nos daría independencia y seguridad energética. Pero 2050 no está tan lejos.

La energía renovable no convencional (ERNC) representa hoy un prometedor 19% y es fácil imaginar que antes de 2025 habrá alcanzado más del 20% de nuestra matriz energética con las ERNC. Es un gran logro. Seguro. Pero aún estamos lejos de tener una matriz energética libre de combustibles fósiles (de la cual nosotros, como país, ni siquiera tenemos recursos).

Es necesaria una política nacional sobre cuestiones energéticas. Los chilenos tienen derecho a vivir en un país limpio y seguro enérgicamente hablando. Y son nuestros volcanes, que en su cara más amable nos dan un enorme potencial de energía geotérmica, limpia y constante, que puede ayudarnos a lograr un ambiente de bienestar para todos, en sintonía con el desarrollo sostenible.

Fuente: El Mostrador / ThinkGeoEnergy