Noticias

Reinicio de proyecto con calefacción geotérmica en Schlattingen, Suiza

Greenhouses of Gemuesebauer Grob, Schlattingen, Switzerland (source: grob-gemuese.ch)
carlos Jorquera carlos Jorquera 25 Jul 2018

Un agricultor de vegetales en Schlatting, Suiza, retomó la utilización de dos pozos geotérmicos que fueron perforados para la calefacción de invernaderos, después de una pausa inesperada.

Hansjörg Grob Vegetable Agriculture, una gran compañía de producción de vegetales con invernaderos extensos en Schlattingen en Suiza, ha reiniciado las bombas para su sistema de calefacción geotérmica. El proyecto ahora vuelve a obtener agua con una temperatura de 60°C, después de un descanso involuntario de dos años.

En febrero de 2016, la empresa tuvo que dejar de utilizar su pozo geotérmico, ya que el agua contaminada con petróleo llegó al río Rin. Durante mucho tiempo se supuso que el sabotaje era el responsable. Pero a principios de 2018, se descubrió que el aceite natural del subsuelo era el motivo.

A comienzos de año, se anunció que los intentos de extracción debían reiniciarse, lo que ahora sucedió. Llevará cerca de un año proporcionar a la empresa los datos suficientes para obtener la concesión para el funcionamiento permanente del sistema geotérmico del cantón el próximo año.

La compañía quiere usar el agua termal para calentar los invernaderos y, a cambio, abstenerse de tener que usar aceite. El experimento mostrará cómo la operación afecta el agua termal. El agua enfriada y tratada debe descargarse en el Rin “de acuerdo con todos los requisitos legales”, según un comunicado de prensa de la compañía. Una derivación cerrada y “diversas medidas de seguridad y protección se han realizado”. Estas medidas son consecuencia del accidente hace dos años.

Antes de perforar el pozo geotérmico, las operaciones de la empresa de invernadero se calentaron con gas natural y petróleo crudo. El consumo total de energía de la compañía es de aproximadamente 20 GWh por año. Esto corresponde a alrededor de 2 millones de litros de combustible para calefacción. Este requerimiento de energía causa altas emisiones de CO2, alrededor de 5 t por año. El resultado de un estudio de factibilidad sobre el uso de la energía geotérmica mostró que las capas acuíferas son de esperar y que, dado un rendimiento suficientemente alto, todo el requerimiento de calor de la planta de producción agrícola puede ser cubierto por el calor del subsuelo. Esto se puede usar para reemplazar los combustibles fósiles. Debido a que el proyecto es de gran importancia desde una perspectiva de política energética, el cantón de Thurgau apoyó el proyecto geotérmico con una garantía de riesgo.

El agricultor Hansjörg Grob buscaba agua caliente durante cinco años. El proyecto geotérmico en Schlattingen se inició en diciembre de 2010, cuando comenzó el trabajo de perforación. En marzo de 2015, se completaron los dos pozos profundos. A una profundidad de 1.500 a 2.000 metros, hay agua a una temperatura de 65 grados Celsius, que Grob quiere usar para calentar invernaderos y así reemplazar el gas natural o el petróleo. El costo de la perforación es de CHF 3.5 millones (alrededor de $ 3,6 millones). En el verano de 2010, el cantón de Thurgau se comprometió con la importante decisión del consejo de proporcionar CHF 2 millones como garantía de riesgo. Esto, después de que el cantón publicó un estudio a fines de 2009, que mostró el potencial de la energía geotérmica en Thurgau. El proyecto de Grob debe ser apoyado como un proyecto piloto para esta energía renovable. La Cooperativa Nacional para el Almacenamiento de Residuos Radiactivos (Nagra) también contribuyó a la perforación con poco menos de CHF 1 millón. Espera hallazgos geológicos, como el repositorio discutido en el cercano Zürcher Weinland. En la primavera de 2015 Grob comenzó la operación de prueba para usar el agua termal como energía de calefacción. En mayo de 2015, hubo un primer derrame de petróleo en el Geisslibach local. La operación de prueba se interrumpió y debería haberse reanudado en febrero de 2016, donde se produjo una nueva contaminación.

Fuente: Geothermie ThurgauTagblatt / ThinkGeoEnergy