Noticias

Innovación en tecnología de captura de CO2 en planta geotérmica, se podría utilizar en cualquier otro lugar

carlos Jorquera carlos Jorquera 27 Nov 2018

El proyecto CarbFix, realizado en la planta geotérmica de Hellisheidi en Islandia, logró de forma exitosa enlazar CO2 a las rocas y puede ser una solución para otras industrias en Islandia y en el extranjero.

El proyecto de innovación CarbFix de Reykjavik Energy/ON en Islandia, desarrollado en la planta geotérmica de Hellisheidi, ha sido noticia los últimos años y estas han aumentado los últimos días como consecuencia del éxito del proyecto y de las posibles implicancias para seguir adelante.

“Por sí sólo, es un método simple”, señaló Edda Sif Pind Aradíttier, Project Manager de CarbFix Team en Hellisheidi. Los últimos doce años, se ha desarrollado un proceso que ha permitido en la planta geotérmica reducir emisiones a la atmósfera de aproximadamente 10,000 toneladas de dióxido de carbono por año, junto a la mayor parte de ácido sulfúrico, ambos emitidos por la planta.

Los científicos llevan 12 años colaborando con el personal industrial y técnico de Orkuveita Reykjavikur (Reykjavk Energy) y sus subsidiarias ON Power y la distribuidora Veitur, quienes desarrollaron y testearon la idea de que el CO2 que viene el fluido geotérmico se mezcle con agua y sea bombeado a la profundidad de la tierra, desde donde proviene. El proceso permite fijar de forma permanente el CO2 en forma de roca.

Colocando la mezcla de gas en una ducha

Edda señala que el dióxido de carbono (CO2) y el ácido sulfúrico(H2S) se disuelven en agua. “Los gases se extraen de otros elementos gaseosos presentes en el fluido geotérmico, al exponer la mezcla de gases a un ducha cuando estos provienen de la planta de generación. Podemos tomar el líquido con los gases disueltos y bombearlos nuevamente a la capa de rocas en el subsuelo”.

Esto involucra un proceso natural que ocurre en la capa basáltica, la cual resulta en la disolución de gases fijándose a sí mismos en la roca. “dentro de dos años, esto se ha transformado en roca y no tenemos que volver a pensar en ello nuevamente”, indica Edda, y agrega que “para explicar de una forma muy simple el proceso, estamos transformado gas en roca”.

“En efecto, estamos sólo utilizando el proceso natural, que es parte del ciclo natural de estas sustancias. Especialmente, hemos interrumpido el ciclo del carbono con la extensa quema de combustibles fósiles durante las últimas décadas”, indica Edda.

Utilización del método en otros lugares

Un artículo reciente en Islandia, plantea la pregunta acerca de la utilización de la tecnología de la planta Hellisheidi en otros lugares, como en fundiciones de aluminio en Islandia. Edda indica que es posible utilizar esta metodología.

Edda indica que “deben coexistir tres elementos: la intención de reducir las emisiones de dióxido de carbono; acceso a agua; formación basáltica en la vecindad”. En este sentido, todo Islandia está formada de basalto.

Agrega que “es posible utilizar el método, independientes de si es una fundición o cualquier otro tipo de industria en Islandia. Existirá la necesidad de realizar cambios al proceso de alguna u otra forma, ya que está optimizado para la planta de Hellisheidi, donde se limpian el dióxido de carbono y la ácido sulfúrico de forma combinada. Existen temas específicos y menores al momento de la implementación que deben ser considerados, pero en general, otras industrias pueden simular lo que nosotros hacemos”.

De esta forma, el equipo profesional pudo reducir significativamente los costos en la Planta Eléctrica de Hellisheidi, aplicando un método simple para limpiar el gas, donde se utiliza un flujo de “Soda”.

Fuente: Mbl.is / ThinkGeoEnergy