Noticias

Geotermia es la calve para el camino de Islandia hacia el 100% de energías renovables y una buena inversión general

View over Reykjavik, Iceland (source: ThinkGeoEnergy)
carlos Jorquera carlos Jorquera 9 Oct 2019

La primer Ministro de Islandia, Katrin Jakobsdottir, ha entregado un reciente claro mensaje en la Asamblea de las Naciones Unidas, indicando que la energía geotérmica es la clave para la transformación de Islandia a 100% renovables y ha sido la mejor y elementar inversión, tanto en términos económicos como en calidad de vida para el país.

En su discurso en las recientes discusiones sobre el clima de la Asamblea de la ONU en Nueva York, la primera ministra de Islandia, Katrin Jakobsdottir, tuvo un mensaje claro: la energía geotérmica es clave para el camino de Islandia hacia energías 100% renovables.

“Urgencia” es el tema clave planteado por Islandia durante la cumbre de acción climática promovida por la ONU con motivo de su 74a asamblea general y que finalizó esta semana en Nueva York: “Estamos ante una emergencia planetaria”, dijo durante la cumbre. El primer ministro, señaló ” Debemos actuar ahora para salvar el futuro. Si no comenzamos temprano para reducir las emisiones globales, podríamos llegar a un punto sin retorno”.

Una transición que Islandia ha establecido al declarar su objetivo de convertirse en carbono neutral para 2040 gracias a la contribución decisiva de las energías renovables autóctonas, entre las cuales se destaca la energía geotérmica.

Jakobsdóttir, señaló “La electricidad y la calefacción de Islandia ahora son 100% renovables”, así también, “¿Fue un trabajo duro? Sí. ¿Ha costado? Obviamente. Pero la transición a la energía limpia fue quizás nuestra mejor inversión, tanto en términos de economía como de calidad de vida. Y estoy convencido de que las inversiones que estamos haciendo ahora para implementar la transición en nuestro sistema de transporte serán vitales para combatir la crisis climática, pero también una excelente inversión para nuestra sociedad y nuestra economía”.

Además, los datos proporcionados a este respecto por la Autoridad Nacional de Energía de Islandia, Orkustofnun, hablan por sí mismos: ya hace cinco años, alrededor del 85% del consumo de energía primaria en Islandia se cubría con recursos renovables autóctonos, 66% de los cuales provenían de fuentes geotérmicas. Las plantas de energía geotérmica actualmente generan el 25% de la producción de electricidad en el país (la Toscana ya está alrededor del 30%, mientras que en Italia la cifra es constante en torno al 2%) y el 9/10 de la población islandesa calienta los edificios gracias al calor de la tierra, también utilizada con fines de lucro para actividades de cultivo, horticultura, pero también en áreas industriales y turísticas (solo piense que la revista National Geographic ha insertado desde 2012 el centro termal islandés Blue Lagoon entre las 25 “Maravillas del mundo”).

Pero si la energía geotérmica en Islandia siempre ha sido un recurso renovable autóctono, su uso creciente es el resultado de la historia reciente de un país que se ha centrado fuertemente en el desarrollo de energía limpia, “Vengo de un país que durante siglos ha estado entre los más pobres en Europa, pero que en los últimos 60 años ha podido llevar a cabo un proceso de desarrollo para la prosperidad del bienestar económico y social – Ólafur Grímsson, presidente de Islandia de 1996 a 2016, dijo a la Alianza Global para la Energía Geotérmica en Florencia hace dos años: en Islandia, los responsables del desarrollo económico se dan cuenta de que la energía geotérmica permite diversificar su economía ofreciendo importantes oportunidades comerciales para las nuevas generaciones; Además, la energía geotérmica tiene características de continuidad únicas, ofreciendo estabilidad en el suministro de energía que ninguna otra fuente renovable puede proporcionar de manera rentable. Nosotros no transformamos Islandia solo para cumplir los objetivos climáticos, lo cambiamos porque la energía geotérmica fue y es el pilar de nuestro éxito económico”.

Fuente:Greenreport.it / ThinkGeoEnergy