Noticias

Banco Mundial, Canadá y Gran Bretaña ayudan a las naciones en la eliminación de carbón

carlos Jorquera carlos Jorquera 18 Dec 2018

El Banco Mundial, Canadá y Gran Bretaña, han anunciado un programa de asistencia financiera para acelerar el despegue de las energías limpias en países que estén en la transición de eliminación del carbón.

El Banco Mundial, Canadá y el Reino Unido anunciaron apoyo financiero, técnico y de asesoría para los países en desarrollo que han decidido abandonar el carbón y acelerar la adopción de fuentes de energía más limpias.

El gobierno canadiense prometió hasta CAD $ 275 millones para financiar el programa de transición de energía y eliminación de carbón. Este financiamiento ayudará a los países en desarrollo de Asia a reducir la producción de carbón, al tiempo que aumenta la eficiencia energética y las alternativas energéticas de baja emisión de carbono.

Al mismo tiempo, el gobierno del Reino Unido prometió 20 millones de libras esterlinas al Programa de Asistencia para la Gestión del Sector Energético (ESMAP) del Banco Mundial, un programa mundial de asistencia técnica y de conocimiento administrado por el Banco Mundial para ayudar a los países de ingresos bajos y medios a implementar soluciones energéticas ambientalmente sostenibles.

Ambos programas apoyarán el despliegue del almacenamiento de energía solar y de baterías, el desarrollo geotérmico y eólico marino, el cierre de la planta de carbón y la mejora de la eficiencia energética, especialmente en edificios y en refrigeración.

Con el nuevo apoyo financiero de Canadá y el Reino Unido, el Banco Mundial también ampliará su trabajo para ayudar a los países que han tomado la decisión de abandonar las minas cercanas al carbón y abordar los impactos socioeconómicos resultantes en los trabajadores y las comunidades. Esto significa tomar medidas para proteger los puestos de trabajo y el conocimiento y preservar el medio ambiente, incluso a través de redes de seguridad social sólidas para los trabajadores de las minas de carbón y la recuperación y reutilización de las áreas de las minas de carbón.

Junto con la COP24 en Polonia, el Banco Mundial está lanzando un nuevo informe “Cómo gestionar el cierre de las minas de carbón: lograr una transición justa para todos” (“Managing Coal Mine Closure: Achieving a Just Transition for All,”), que resume las lecciones aprendidas de los cierres de minas de carbón hasta la fecha, y los pasos clave que los gobiernos pueden tomar para minimizar conflicto y angustias económicas.

El informe muestra que los impactos socioeconómicos de los cierres de minas de carbón son significativos, ya que algunas regiones que dependen del carbón continúan rezagadas social y económicamente. Sin embargo, los países pueden lograr una “transición justa para todos*” a través de la participación temprana y el diálogo, y programas sólidos de asistencia social para los trabajadores, las familias y las comunidades.

Los gobiernos desempeñan un papel de liderazgo en esta transición, asumiendo el costo del cierre físico de las minas y los programas de transición laboral, incluso cuando las minas de carbón son de propiedad privada. Si bien muchas áreas de la minería del carbón no pueden crear nuevas oportunidades de empleo, los gobiernos pueden implementar esquemas de movilidad laboral, lo que permite a las comunidades mineras del carbón trasladarse a áreas con economías sólidas y nuevas perspectivas de empleo. Debido a que la industria de las minas de carbón ha cambiado de oeste a este, los futuros cierres de minas de carbón y las pérdidas de empleos asociadas se concentrará en Asia, siendo los tres principales productores mundiales de carbón, China, India e Indonesia, los más afectados.

Riccardo Puliti, director senior y jefe de práctica global de energía y extractivos en el Banco Mundial. Declaran “Nuestro enfoque está en la dimensión humana y en ayudar a los países a acelerar la transición energética. Una transición justa para todos significa que los medios de vida y las comunidades de las personas necesitan ser protegidos, y eso requiere un enfoque sostenido, a largo plazo y cuidadosamente administrado. Los gobiernos deben prepararse mucho antes del cierre de cualquier mina de carbón, implementando redes de seguridad sólidas para los trabajadores antes de la pérdida de empleos”.

Catherine McKenna, Ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá, señaló “Los países deben eliminar el carbón para cumplir con nuestros objetivos del Acuerdo de París. La contaminación del carbón tiene importantes repercusiones en el cambio climático, en nuestra salud y en las personas. Las personas deben estar en el centro de nuestras políticas para enfrentar el cambio climático. Sabemos que debemos eliminar el carbón de una manera que apoye a los trabajadores del carbón y a las comunidades del carbón, porque la transición no siempre es fácil. Al trabajar juntos, podemos reducir las emisiones y asegurarnos de que las personas tengan buenas oportunidades de empleo en la futura economía limpia”.

Claire Perry, Ministra de Energía y Crecimiento Limpio del Reino Unido, señaló “El Reino Unido y Canadá realmente han liderado al mundo en el uso de carbón en el pasado, y este año el Reino Unido ha estado sin carbón durante más de 1.700 horas. Pero el cambio climático es un problema global, que requiere una respuesta unida. Este fondo del Banco Mundial, respaldado por 20 millones de libras esterlinas del Gobierno del Reino Unido, permitirá que se comparta la experiencia líder a nivel mundial, para alentar a los países en desarrollo a que se alejen de la energía del carbón y adopten energías renovables, ayudándoles a salvar el planeta y a la vez a sus economías; es un impulso vital”.

*El concepto de “Transición justa para todos” fue presentado por la Confederación Sindical Internacional. Se centra en los empleos, los medios de vida y en garantizar que nadie se quede atrás mientras corremos para reducir las emisiones, proteger el clima y promover la justicia social y económica. La “transición justa” requiere un fuerte enfoque en la creación de oportunidades de empleo alternativas oportunas y suficientes para reemplazar los empleos perdidos.

Fuente:  Press Release/ World Bank